Policía Local de Logroño dispone de un protocolo de actuación para casos de intento de sumisión química

En el dispositivo también participan los Servicios Sociales  municipales.

La Policía Local de Logroño dispone de un protocolo establecido recientemente  para actuar ante posibles casos de sumisión química, en el que también participan  los Servicios Sociales municipales. 

La sumisión química se basa en administrar sustancias químicas a una persona sin su consentimiento, con el objetivo de anular su voluntad y aprovecharse de ella. Es una forma de ejercer violencia contra las mujeres. 

En estos casos, previa llamada al número de emergencias 092, los agentes en  coordinación con los Servicios de Urgencias Sociales (SUS), realizan labores de  acompañamiento a la víctima a los servicios sanitarios de urgencias para la atención,  asistencia inmediata, análisis clínicos y recogida de muestras; así como a las  dependencias del Cuerpo Nacional de Policía para interponer la denuncia pertinente si la  víctima lo desea. 

Es importante en estos casos acudir de manera inmediata a un centro sanitario para detectar si hay sustancias y tratar sus efectos, y no dejar sola a la posible víctima. 

Por último, desde la Concejalía de Igualdad se lleva a cabo una labor de información,  sensibilización y prevención de actitudes y agresiones sexistas contra las mujeres a  través de iniciativas como los Puntos Violeta, cuyo nuevo programa de actuación, que  abarca hasta el año 2024, fue anunciado el pasado jueves, 11 de agosto. 

Supuesto intento de sumisión química 

La Policía Local de Logroño recibió la pasada madrugada la denuncia de un posible caso  de intento de sumisión química, cuyos primeros análisis han dado un resultado negativo. 

Los hechos tuvieron lugar en un establecimiento del centro histórico de la ciudad en la  madrugada del sábado al domingo, cuanto una mujer supuestamente sintió un pinchazo.  Tras contactar con la Policía Local de Logroño a través del número de emergencias 092,  inmediatamente se puso en marcha el protocolo establecido para estos casos. Así, la mujer fue acompañada por una patrulla al Servicio de Urgencias del Hospital San Pedro,  donde se le realizaron las pruebas y análisis pertinentes.

A las pocas horas, los servicios sanitarios confirmaban la no existencia de sustancia  alguna en la víctima que pudiera dar lugar a la posibilidad de que se tratara de un caso  de sumisión química involuntaria.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.