¿Qué sabes sobre el glaucoma?

Publicidad

¿Sabías que el glaucoma es una enfermedad que ataca la visión reduciéndose poco a poco y muchas veces de manera imperceptible, al punto de que se puede perder la vista por completo y de manera súbita?. Un ojo con glaucoma genera presión intraocular que es producto de la acumulación del humor acuoso en el sistema de drenaje del mismo, el cual no realiza de forma adecuada su función cuando se tapa.

Se desarrolla prácticamente en silencio lo cual impide la aplicación de los tratamientos adecuados que evitan que se desarrolle y que termina en ceguera definitiva. Sin embargo, hoy en día es muy sencillo detectarlo a tiempo mediante exámenes de la vista o de rutina.

Síntomas del glaucoma

A grandes rasgos, la enfermedad no genera grandes dolores ni molestias ya que la presión interna va aumentando progresivamente mientras ocasiona daños en el nervio óptico, sin embargo, pueden presentarse casos minoritarios donde el glaucoma genera síntomas más prominentes, tales como:

  • Dolor intenso en los ojos y de cabeza.
  • Visibilidad nublada.
  • Vómitos y náuseas.
  • Pérdida abrupta de la vista.
  • Presencia de halos grises al ver luces brillantes.

¿Hay manera de prevenir la enfermedad?

Si, por fortuna podemos prevenirla siguiendo las siguientes recomendaciones:

  • Revisión para el glaucoma cuando se practiquen los exámenes oculares de rutina, en personas de cualquier edad.
  • A partir de los 40 años es necesario realizar exámenes de despistaje y después repetirlos cada dos o cuatro años.
  • Si la persona es proclive a desarrollar la enfermedad, los exámenes de despistaje deben practicarse a partir de los 35 años con frecuencia de uno o dos años a lo sumo.
  • Cuando es detectada a tiempo es posible conservar la visión siempre que se sigan rigurosamente los tratamientos indicados por el especialista, caso contrario la pérdida de la visión es inminente e irreversible.

Tipos de glaucoma

Se dividen en dos categorías, glaucoma de ángulo abierto y glaucoma de ángulo cerrado, entendiendo que dicho ángulo está relacionado con el drenaje del ojo que permite y controla que el humor acuoso producido por el mismo fluya continuamente.

Entre las variaciones del glaucoma de ángulo abierto tenemos:

  • Glaucoma de ángulo abierto primario, el cual es asintomático y actúa disminuyendo progresivamente la visión periférica, por lo que ocasiona daños permanentes que solo se detectan con la aparición tardía de algunos síntomas.
  • Glaucoma de tensión normal, donde los niveles de tensión se mantienen dentro de los rangos mientras va generando daños en el nervio óptico y se pierde la visión de campo.
  • Glaucoma pigmentario, son casos menos frecuentes y se produce debido a que los gránulos de pigmento del iris se desprenden y obstruyen el ángulo del ojo que permite el drenaje continuo del fluido y provoca una inflamación crónica.
  • Glaucoma secundario, este tiene lugar posterior a lesiones en previas en el ojo, presencia de tumores, infecciones, cristalino agrandado debido a las cataratas. En cualquiera de estos casos, se notará la presencia de la enfermedad en su fase crónica.
  • Glaucoma congénito, se presenta en niños que nacen con defectos en el sistema de drenaje, por ejemplo los ángulos cerrado,  hay aun cuando es difícil detectarlo debido a que los niños no pueden identificar síntomas, el 80% de los casos se descubre en el primer año de vida.

En el caso del glaucoma de ángulo cerrado, las molestias asociadas a él suelen presentarse repentinamente y necesitan atención médica inmediata ya que pueden prevalecer por varias horas, cesar y reaparecer ocasionando daños y acelerando la pérdida progresiva de la visión.

Los síntomas son ojos rojos, pupilas dilatadas, visión más borrosa cada vez, dolores de cabeza, dolor intenso en los ojos y aparición de halos alrededor de las luces.

El diagnóstico de la enfermedad se puede incluir en los exámenes oculares de rutina, el mismo consiste en el uso de un tonómetro que mide la presión interna del ojo, si está alta es un claro indicio de que hay problemas con la cantidad de humor acuoso en el ojo, en consecuencia hay que determinar si es un problema por el drenaje o si el ojo lo está produciendo de forma excesiva.

Publicidad

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.