Reducen en Logroño a una persona muy agresiva tras autolesionarse y causar daños en la vía pública debido al consumo de ketamina

El joven de 27 años fue reducido mediante el uso de uno de los dispositivos electrónicos de control de la Policía Local en una zona próxima a la calle Murrieta

La Policía Local redujo ayer por la tarde a una persona muy agresiva después de que se autolesionara y causara daños en la vía pública debido al consumo de ketamina.

Sobre las 17:45 horas de la tarde de ayer, la Policía Local recibió varios avisos en el número de emergencias 092 que daban cuenta de un varón que sangraba abundantemente por varias partes del cuerpo mientras gritaba, increpaba a los viandantes y golpeaba a los vehículos estacionados en la calle Gonzalo de Berceo, lo que generó bastante inquietud en el vecindario de la zona.

Personados en el lugar, los agentes trataron de hablar con él, sin que lograran su atención y haciendo caso omiso a cualquier indicación; vieron como presentaba múltiples cortes en los antebrazos y diversas partes del cuerpo causados por él mismo con una cuchilla que portaba.

Ante la imposibilidad de dialogar con esta persona al encontrarse fuera de sí, y como continuaba golpeando vehículos, increpando y tratando de aproximarse a los viandantes, tras varias advertencias fue reducido mediante el uso de uno de los dispositivos electrónicos de control de la Policía Local en una zona próxima a la calle Murrieta.

Una vez atendido en el lugar por los servicios sanitarios, el individuo, de 27 años de edad, fue trasladado a un centro hospitalario. Al parecer y según sus propias manifestaciones, el motivo de su estado estaría motivado por el consumo previo y voluntario de ketamina.

Pese a la importante alarma social que este hecho provocó en el entorno de las calles afectadas, además de las lesiones auto infringidas y de daños y manchas de sangre en algunos coches estacionados, no hubo que lamentar ninguna otra consecuencia grave.

La ketamina es una droga disociativa inicialmente utilizada como anestésico para animales que tiene un potente efecto alucinógeno, y puede provocar alteraciones de la atención y la memoria, ataques de pánico, psicosis, vómitos, diarrea y convulsiones, con efectos secundarios imprevisibles, como daños cerebrales irreparables o enfermedades mentales.

También es una de las drogas que se relacionan con la sumisión química, por lo que su consumo y efectos son sumamente perjudiciales

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.