Reducir la temporalidad y captar talento para rejuvenecer la plantilla, retos de la Administración regional en materia de selección y formación

Publicidad

Reducir el alto índice de temporalidad, captar talento joven para gestionar con éxito el relevo generacional y modernizar los itinerarios formativos de los empleados públicos. Estos son los principales desafíos que afronta la Administración Autonómica de La Rioja y que están siendo hoy, 9 de abril, objeto de análisis en una jornada, que acoge la Escuela Riojana de Administración Pública (ERAP), en la que expertos del sector público exponen experiencias realizadas ya en diferentes ámbitos de la administraciones nacional, autonómica y local.

En la apertura de la jornada, el director general de Función Pública, Ángel Sáinz Yangüela, ha detallado cuáles son los desafíos que la Administración Autonómica debe superar. Por un lado, los altos índices de temporalidad, ya que 6.084 de los 13.969 trabajadores de la Comunidad son temporales. En este sentido, ha explicado que “el objetivo es recortar esa ratio al máximo”, mediante los procesos de estabilización y la convocatoria de procesos selectivos.

En el ámbito de la Administración General (excluyendo docentes no universitarios, Justicia y SERIS) hay 3.708 empleados públicos, con un índice de temporalidad del 40%. Para reducir la tasa, 556 plazas han salido a estabilización y otras 609 están vinculadas a las Ofertas de Empleo Público (OPE) de 2021,2022 y 2023 que van a comenzar a convocarse en los próximos meses. “Es decir, vamos a convertir en empleo fijo 1.165 plazas temporales”, ha subrayado. Las que queden como temporales serán reducidas mediante la OPE de 2024, quedando unos 350 empleados que ocupan plazas no estructurales, esto es, vinculadas a programas europeos o al desarrollo de otros planes y acciones de duración determinada.

Asimismo, Sáinz Yangüela también ha destacado que “a nadie le resulta ajeno que la Administración Pública está cada vez más envejecida, y esto pasa también en La Rioja”. Según sus datos, en el ámbito de la Administración General, la edad media de los empleados fijos se sitúa en 54,60 años. Más de la mitad de los trabajadores fijos supera los 55 años y el 27%, los 60 años.

Por ello resulta imprescindible que “seamos capaces de convertir la Administración en una opción de trabajo atractiva para poder captar talento joven universitario, así como avanzar en la transferencia de conocimiento entre el personal que sale y el que llega”.

En cuanto a la selección de los empleados, el director general de Función Pública ha reconocido que “continuamos basándonos en procesos memorísticos, dejando de lado otro tipo de competencias que aportarían gran valor a la Administración”. En detalle, ha apuntado cuestiones como “la capacidad de liderazgo, la empatía, las habilidades sociales para la atención al público, la expresión y la capacidad deductiva”. “Una Administración moderna debe estar preparada para cambiar y exigir que el futuro empleado llegue con esas competencias”, ha remarcado.

Esta jornada formativa que se está desarrollando hoy martes, 9 de abril, se enmarca dentro del ciclo de actividades organizado por la Escuela Riojana de Administración Pública (ERAP), con motivo del vigésimo quinto aniversario que conmemora este año.

Publicidad

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.