Ruiz Prieto Asesores explica cómo hacer la planificación fiscal de una empresa

La planificación fiscal de una empresa no es otra cosa que un calendario de pagos que las compañías suelen usar para optimizar su carga tributaria. Según especialistas como el gabinete jurídico Ruiz Prieto Asesores, una buena planificación permite a los negocios prever el impacto de los impuestos en sus operaciones.

Además de disminuir los costes impositivos, una buena planificación permite prepararse mejor ante los eventuales cambios en los regímenes fiscales que ocurren cada cierto tiempo. Esto, a su vez, trae consigo la disminución del riesgo de caer en incumplimientos con Hacienda y lograr que las inversiones sean más seguras.

Así se hace una planificación fiscal en una empresa

Ruiz Prieto Asesores es un despacho jurídico asentado en Sevilla que se dedica a la consultoría y al asesoramiento de empresas. Trabajan con todo lo relacionado a la gestión tributaria, manejo de Recursos Humanos, Seguridad Social y también del Derecho Mercantil. Este último aspecto está vinculado a los contratos, registros mercantiles y de patentes.

Como expertos en el aspecto tributario acumulan una valiosa experiencia atendiendo a sus clientes en materia de planificación fiscal. El director de este despacho, Enrique Ruiz Prieto sostiene que el primer paso es analizar la documentación que genera la empresa. Aquí se incluyen las facturas de gastos e ingresos, los contratos civiles o mercantiles, el capital social y las ganancias que perciben los socios.

El segundo elemento importante es mantener una supervisión estricta sobre el reporte de los ingresos para evitar cualquier descuido que acarree sanciones. Otro paso para la planificación es analizar las deducciones posibles según el tipo de operación, la clase de empresa y área de la actividad. Con todos esos elementos se puede ya establecer un calendario de pagos de acuerdo a la legislación vigente.

El control y la asesoría son la base de una buena planificación fiscal

Según Enrique Ruiz Prieto la base de toda buena planificación fiscal es una asesoría adecuada. Un despacho especializado en esta materia permite generar una metodología para controlar toda entrada y salida de capital en las cuentas bancarias de la empresa. Otra tarea importante es el control constante de las retenciones.

Una apropiada asesoría en materia fiscal permite a las empresas mantener un control del dinero recaudado producto de las retenciones que debe hacer a terceros. Esto aplica tanto para las proveedoras de insumos o servicios como a los propios empleados de la compañía. El experto de Ruiz Prieto Asesores recuerda que es un dinero que también se debe declarar al fisco.

Finalmente, otro aspecto en el que resulta útil la asesoría fiscal especializada es en la depreciación que deriva del material que la compañía tenga inmovilizado. Esto genera la posibilidad de amortizaciones aceleradas o limitaciones que se deben considerar a la hora de declarar ante las autoridades del fisco. Ruiz Prieto asegura que para organizar una buena planificación fiscal hay que tener en cuenta muchos elementos. Por eso, la ayuda especializada siempre es una buena inversión.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.