Salud refuerza los quirófanos del Hospital San Pedro con la compra de suturas manuales y mallas quirúrgicas

Publicidad

Además, el Servicio Riojano de Salud invertirá casi 200.000 euros en la adquisición de suministros para el servicio de Anestesiología y Reanimación

El Consejo de Gobierno ha autorizado al Servicio Riojano de Salud un gasto de 952.961 euros para el suministro de suturas manuales y mallas quirúrgicas destinadas a los diversos quirófanos del Hospital San Pedro. Además, invertirá 198.252 euros en el suministro de sensores de nivel de consciencia y sensores de saturación regional de oxígeno en adulto cerebral y somático destinado al servicio de Anestesiología y Reanimación.

En lo que se refiere al primero de los contratos comenzará el 1 de enero de 2019 y concluirá el 31 de diciembre de 2020. Hay que tener en cuenta la gran cartera de especialidades quirúrgicas que ofrece el Hospital San Pedro; cirugía general y digestiva, plástica, torácica, vascular, maxilofacial, de ginecología, urología, oftalmología, traumatología y otorrinolaringología. En todas ellas es necesario la utilización de la técnica de sutura para favorecer la cicatrización de una herida en la piel, los órganos internos, los vasos sanguíneos y demás tejidos del cuerpo humano mediante el cosido quirúrgico de los bordes o extremos de dicha herida, a fin de mantenerlos unidos.

La actividad quirúrgica del Hospital San Pedro en 2017 alcanzó la cifra final de 23.026 intervenciones (un 3,5% más que en 2016 y un 13,5% más que en 2015), incluyendo tanto las de cirugía mayor como las de cirugía menor, ya conlleve ingreso o se realice de modo ambulatorio, bien se trata de intervenciones programadas o de casos urgentes.

Este importante volumen de intervenciones registradas cada año hace necesario la contratación de este suministro para poder ofrecer una asistencia de calidad. El concreto, este contrato está constituido fundamentalmente por todas las suturas de uso habitual en el hospital, incluyéndose en él también las indicadas para cerrar heridas de origen no quirúrgico sino traumático e incluye también varios lotes de productos hemostáticos y uno de mallas quirúrgicas. En total, 42 lotes formados por varios artículos cada uno.

En cuanto a la adquisición de sensores de nivel de consciencia y sensores de saturación regional de oxígeno en adulto cerebral y somático destinado al servicio de Anestesiología y Reanimación el contrato, por un periodo comprendido entre el 1 de octubre de 2018 y el 31 de diciembre de 2020, se realizará mediante procedimiento negociado sin publicidad con la empresa Medtronic, que es la distribuidora en exclusiva en España de estos dos sistemas.

En lo que se refiere al suministro de sensores de nivel de conciencia, hay que destacar que el servicio de Anestesiología no realiza ninguna anestesia general sin la aplicación de esta tecnología y que resulta imprescindible medir el nivel de conciencia de los pacientes para evitar sobresedaciones o infrasedaciones.

Una sobresedacción ocasiona un aumento de riesgos postoperatorios como mareos o náuseas, lo que conlleva el aumento de uso de fármacos. La infrasedacción puede acabar en despertares intraoperatorios. De esta forma, y gracias a este sistema se logra mejorar la práctica clínica de los anestesistas y garantizar la seguridad del paciente.

Por último, los sistemas de monitorización de la saturación regional de oxígeno. Este equipo permite una medición continua no invasiva y  está indicado su uso en aquellos pacientes que tienen un riesgo potencial de sufrir desequilibrios en la oxigenación a nivel cerebral. Además, también puede utilizarse como monitor de la saturación regional de oxígeno en músculo esquelético en pacientes con riesgo de baja perfusión o estados isquémicos.

Publicidad

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.