Sistemas de extracciones de humos, de la mano de Tecnigras Extracciones

Los procesos de combustión y cocción de alimentos en una cocina industrial generan gases tóxicos, olores, humo y calor excesivo. Todos estos elementos contaminan, atentan contra la salud y el bienestar de las personas que trabajan en estos espacios y también de los comensales. Esto último, a su vez, actúa en contra de la imagen del establecimiento.

El remedio para estos males son los adecuados sistemas de extracciones de humos que evacuan todas las emanaciones y mantienen estable la temperatura interna. La firma española Tecnigras Extracciones dice que existen campanas modulares y cajas de ventilación que son muy efectivas.

Equipos necesarios en sistemas de extracciones de humos

La empresa Tecnigras Extracciones S.L. es una firma especializada cuya sede central opera en Madrid y desde allí atienden requerimientos en todo el país. Son fabricantes de campanas modulares, campanas de recirculación y cajas de ventilación. Distribuyen e instalan módulos de filtrado, generadores de ozono, conductos de tipo EI30, filtros, motores y ventiladores.

Como expertos en el área afirman que el correcto funcionamiento de los sistemas de extracciones de humo es fundamental. De ello depende el normal desarrollo de las labores en las cocinas, la productividad de los trabajadores y la calidad de las preparaciones. Señalan que para lograr un sistema eficiente es necesario adecuar física y tecnológicamente los equipos al espacio donde funcionarán.

Por esta razón, dicen que lo más recomendable es contar con la ayuda de empresas especializadas que puedan realizar el diseño de los equipos específicos. Que su personal tenga la experiencia para generar propuestas innovadoras que aporten una solución efectiva contra las emanaciones propias de las cocinas industriales.

El mantenimiento es tan importante como los equipos

Una advertencia muy clara que hace el equipo de expertos de Tecnigras Extracciones es que el mantenimiento regular de los sistemas es fundamental. Una de las razones es que la grasa producto de los procesos de cocción se acumula en la superficie de ductos, ventiladores y extractores.

La grasa acumulada es un elemento sumamente inflamable, lo cual es especialmente peligroso en un lugar donde siempre hay fuego encendido. Además, la grasa actúa como imán para la acumulación de otros elementos sólidos como el polvo y se convierte en una trampa para atrapar insectos. Eso deja a los equipos potencialmente insalubres, sobre todo cuando se trata de un sitio donde se manipulan alimentos.

Los expertos de la empresa Tecnigras aseveran que todo ello es un panorama potencialmente problemático a la hora de afrontar fiscalizaciones oficiales. También acorta la vida útil de los equipos y puede llegar a afectar el desenvolvimiento de las actividades. Por estas razones, la empresa recomienda encarecidamente la realización de mantenimientos preventivos periódicos.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.