Todas las propiedades que contiene el tomate en sus distintas formas, con IBSA

Publicidad

El tomate es un ingrediente sumamente versátil que se adapta a múltiples tipos de platos y preparaciones.

En particular, cuando está cocido, sus beneficios nutricionales se potencian. Por ejemplo, durante la cocción, el tomate libera licopeno, componente de efecto antioxidante, y también minerales como el calcio.

Ahora bien, a la hora de comer tomates cocinados, las salsas son una excelente opción, ya que se pueden combinar con distintos platos, como pastas, carnes o, incluso, otros vegetales. Por este motivo, es conveniente revisar la oferta de salsas de tomate de la marca IBSA, que cuenta con distintas variantes de sofrito, fritada y pisto con tomate, entre otras opciones.

Las salsas de tomate de IBSA

Las salsas que ofrece esta marca son preparadas con recetas tradicionales de la comarca de El Bierzo, en la provincia de León. Por ejemplo, el tomate frito que se vende envasado en tarros de 350 y 520 gramos es elaborado a fuego lento durante varias horas. Este producto contiene pocos ingredientes: 78 % de tomate, 15 % de aceite de oliva virgen extra y condimentos como sal, azúcar y ácido cítrico.

A su vez, la fritada de IBSA se elabora con tomates seleccionados de cosecha, cebollas, pimientos, aceite de girasol y condimentos. Este preparado es ideal para enriquecer sofritos, guisos y platos de pasta.

Por otra parte, esta empresa vende tarros de pisto con tomate. Este plato tradicional de la cocina manchega se realiza mezclando y friendo lentamente en aceite diversas verduras de huerta. Los ingredientes principales de la versión de IBSA son tomates, calabacín, cebolla, pimiento y aceite de oliva. Con este producto, es posible añadir sabor a platos de arroz o pastas, así como carnes o pescados.

Ninguna de las salsas de tomate de IBSA contiene conservantes, gluten o colorantes. Además, esta marca ofrece una versión de tomate frito que no contiene azúcar añadido.

Los beneficios del licopeno

Este compuesto es un caroteno que está presente en el tomate en grandes cantidades. Según distintos estudios científicos, tiene potencial antioxidante, por lo que es considerado como beneficioso para la salud. En particular, permite neutralizar los radicales libres que los rayos del sol generan en la piel. De esta manera, ayuda a combatir el proceso de envejecimiento celular.

Por este motivo, el tomate cocido es uno de los grandes protagonistas de la dieta mediterránea, considerada como equilibrada y saludable. En particular, el tomate frito con un método casero, como el que lleva a cabo IBSA, constituye una salsa deliciosa y nutritiva que se puede combinar con pastas, albóndigas, arroces y de múltiples formas distintas.

La variedad de salsas de tomate que ofrece IBSA permiten aprovechar todos los beneficios nutricionales de este vegetal. Se trata de productos elaborados con ingredientes naturales, no tienen conservantes y son versátiles, ya que se adaptan a diversas preparaciones.

Publicidad

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.