Valle del Almanzora en Almería es un tesoro

Publicidad

El Valle del Almanzora, situado en la provincia de Almería, es un rincón de belleza natural y rica historia que cautiva a quienes lo visitan.

Rodeado por montañas y bañado por el río Almanzora, este valle es un tesoro que combina paisajes espectaculares con una rica tradición agrícola y cultural. Sus acogedores pueblos, como Serón, Bacares y Oria, ofrecen una experiencia auténtica de la vida en el interior de Andalucía. Además, la región es conocida por su producción de embutidos y jamones con una IGP Jamón de Serón, producción de vino y aceite de oliva de alta calidad. En ese sentido, la Oficina de Información Turística del Valle del Almanzora ofrece mayores detalles a quienes estén buscando explorar la autenticidad de España y descubrir lugares únicos.

¿Qué ver en el Valle del Almanzora?

Desde la Oficina de Información Turística del Valle del Almanzora detallan todo lo que pueden hacer las personas que tengan planeado visitar la comarca española, conformada por 27 municipios, de los cuales Albox es el más poblado. 

Indican que tanto ciudadanos como turistas, pueden disfrutar de una diversidad de actividades. Precisan que los que estén buscando una experiencia relajante no pueden dejar de acudir a la Balsa de Cela, que es un manantial de aguas termales ubicado a unos kilómetros de Tíjola que destaca por sus propiedades medicinales y cuya temperatura se mantiene entre 22 y 24 grados centígrados a lo largo del año.

Por su parte, manifiestan que los visitantes aficionados al arte deben hacer una parada en los diferentes museos como el Museo de Ibáñez, donde se disfruta de arte contemporáneo; el Museo Pedro Gilabert; el Museo de la Fotografía Pérez Siquier y el Museo Etnográfico de Taberno.  

Agregan que los individuos religiosos amarán acudir a lugares emblemáticos como la iglesia de San Gines, de imponente estilo renacentista; la iglesia de Santa María, decorada con estucos barrocos; y el Santuario de la Virgen del Saliente, que está sobre la cima del Monte Roel (Sierra de las Estancias).

Y por último, para los amantes a las actividades de naturaleza durante el otoño pueden asistir a la berrea de los ciervos en la Sierra de los Filabres o a diferentes jornadas micológicas.

Miradores, restaurantes y alojamientos

Por otro lado, los responsables de la Oficina de Información Turística del Valle del Almanzora expresan que otros de los imprescindibles durante las visitas al Valle del Almanzora es el Mirador de la Cantera de Cosentino, La Piedra Labrá, que es un conjunto arqueológico, el Mirador del Castillo de Oria, el Castillo de Sierro, la réplica de la Fuente de Los Leones de la Alhambra, el Mirador de la Cerrá, el Estrecho de Urracal, los castillos de Bacares y Serón y la meseta de Calar Alto donde se sitúa el mayor observatorio astronómico de la Europa continental. 

Finalmente, mencionan que hay una variedad de locales restaurantes para consentir el paladar, donde las comidas típicas son las gachas, los gurullos con perdiz o liebre, las migas, los buñuelos y los roscos fritos, por solo mencionar algunas. Asimismo, invitan a ingresar a su plataforma para encontrar un alojamiento, donde es posible hacer una reserva online.

Publicidad

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.