XXIII Jornadas Medievales de Briones

El tercer fin de semana de junio, la Asociación «Briones Medieval» organiza las jornadas medievales. Fiesta en la que visitaremos alrededor de cincuenta portales temáticos que nos harán revivir las labores, oficios y costumbres del pasado; admiraremos casonas solariegas y nos encontraremos en medio de una lucha a espada, con la Santa Inquisición o con compañías de abanderados, e intentarás pasar la baqueta. Te saciarás en un honrado figón, en una bulliciosa bodega o en un bien provisto mesón, y contemplarás un extraordinario espectáculo de luz y sonido, en el que un excelente grupo de actores escenificarán la Paz de Briones, que ocurrió el 31 de marzo de 1379 entre Enrique II de Trastámara rey de Castilla y Carlos II  rey de Navarra.

Es un fin de semana en el que vas a revivir la vida en la época medieval, con una ambientación exquisita y minuciosa donde podrás conocer los diferentes oficios y actividades desaparecidos o en declive hoy en día, además de cómo se resolvían los conflictos entre sus pobladores.

Lo que hace que esta fiesta sea tan especial es que grupos de amigos y familiares, alrededor de unas 700 personas,  se involucra para que este evento sea todo un éxito.

Son unas jornadas consolidadas que se llevan celebrando desde el año 1996 gracias a la iniciativa y empeño de dos buenos amigos. Su labor es tan importante que se convirtió en la primera Asociación Cultural de España en 2005, año en el que obtuvo el Certificado de Registro de Empresa y la “Q” de Calidad. Fueron  declaradas de Interés Turístico Regional en 2006 y Nacional en 2012.

Hay muchos factores influyen en el éxito: constancia y pasión son algunos de ellos. La pasión nos da el empuje y la inspiración necesaria, mientras que la constancia nos guía y nos ofrece nuevas posibilidades. Todos los vecinos tienen una gran dedicación y empeño, después de cada vendimia se empieza a preparar de nuevo las siguientes jornadas, no cesando la ilusión de todo el vecindario. Podrás disfrutar multitud de actividades al aire libre: exhibiciones de cetrería, pase de baqueta, combate entre caballeros, auto de Fe, exhibición de arqueros, conciertos y un sinfín de actividades más, entre las que destaca la obra de luz y sonido que se celebra al caer la noche  en los balcones del Palacio de San Nicolás.

Si quieres ser un habitante más de La Villa, no dudes en traer ropa apropiada de la época, acuérdate estamos en pleno siglo XIV. Usa calzado cómodo, La Villa esta empedrada y vas a tener que trotar y, por qué no, incluso hasta bailar.

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.