Si ya has decidido dejar de fumar, es el momento de comprar un cigarrillo electrónico para hacerlo realidad

Para dejar de fumar lo primero que vamos a necesitar es querer hacerlo, es decir, esa va a ser la pieza clave para conseguirlo, pero también vamos a necesitar un apoyo durante nuestro camino, y el cigarrillo eléctrico se ha convertido en la alternativa más eficiente y que más casos de éxito está cosechando.

El tabaco es una adicción que tiene una sorprendente capacidad de absorber nuestra salud, nuestra voluntad y nuestro dinero. Muchas son las veces que nos planteamos dejarlo de lado y empezar de nuevo a disfrutar de una vida saludable, pero el problema es que, incluso aunque hayan pasado meses, seguimos sintiendo la necesidad de seguir fumando, por lo que en un momento de descuido o de debilidad, al final acabamos cayendo de nuevo y pensamos que va a ser imposible dejarlo por completo. Pues ya os podéis quitar esta idea de la cabeza, ya que gracias al cigarrillo electrónico, ahora es mucho más fácil que nunca dejar de fumar y hacerlo de forma definitiva, ya que siempre tendréis un compañero a vuestro lado que va a evitar que recaigáis de nuevo.

Toma la decisión y deja definitivamente el tabaco

En primer lugar es muy importante que nos aseguremos de que hemos tomado la decisión de dejar de fumar, es decir, no existe ningún remedio milagroso para dejar de fumar, ya que lo primero que vamos a necesitar siempre es tomar la decisión por nuestra parte, lo que significa que no vamos a dejar de fumar por terceras personas, sino que lo vamos a hacer por nosotros mismos, y debemos estar totalmente convencidos de que es lo que queremos y de que vamos a luchar hasta conseguirlo.

Una vez que consigamos la determinación necesaria para poder dejar de fumar, el resto del camino es mucho más fácil de lo que podemos pensar, pero siempre y cuando lo hagamos de la forma más adecuada que es apoyándonos en el camino gracias a los cigarrillos electrónicos Enspirar.

Cualquier momento es perfecto para empezar a disfrutar de una vida libre de tabaco

Lo mejor de todo es que, gracias al cigarrillo electrónico, cualquier momento es bueno para poder dejar de fumar, es decir, si hemos tomado la decisión y tenemos la determinación para conseguirlo, ahora lo que necesitamos es un buen cigarrillo electrónico que nos sirva como apoyo tanto físico como psicológico, de manera que prácticamente no nos vamos a dar cuenta de que relevamos por completo el tabaco tradicional y lo sustituimos por el cigarrillo electrónico.

En apenas unas semanas veremos que ya no necesitamos para nada el tabaco ya que con el cigarrillo electrónico nos cubrimos por completo, pero la gran ventaja de este asunto es que el cigarrillo electrónico no es tan adictivo como el tabaco tradicional, lo que significa que hemos conseguido vencer una adicción fortísima iremos cambiado por una que apenas es existente.

De hecho, aunque utilicemos líquidos con nicotina, es verdaderamente fácil dejar el cigarrillo electrónico, por lo que podemos ir disminuyendo la cantidad pero, en cualquier caso, poco a poco iremos dejándolo de lado y tan sólo lo tendremos cerca para poder sentir el apoyo en momentos muy específicos en los que nos sintamos débiles y nos tiente volver a fumar un cigarrillo tradicional.

Las ventajas de dejar de fumar con el cigarrillo electrónico

Está claro que las ventajas de dejar de fumar benefician a nuestra salud y nuestro bolsillo muy especialmente. Una de las primeras cosas que vamos a notar es una recuperación automática de la energía y de las ganas de hacer cosas, es decir, vamos a perder esa sensación de que nuestro cuerpo se ha habituado al sedentarismo y no quieres salir de él.

Desde el primer momento, nuestra presión arterial comenzará a disminuir, de manera que en tan sólo 12 horas se habrán normalizado nuestra sangre el nivel de monóxido de carbono.

A partir de los tres meses empezaremos a notar una mejoría en la circulación sanguínea y en la función pulmonar, y a partir del primer mes poco a poco irá disminuyendo la tos y la sensación de falta de aire.

A partir de aquí irán extendiendo los riesgos de enfermedades coronarias y cáncer hasta que, al cabo de varios años, estaremos como si nunca hubiéramos fumado.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.