Aprende a descansar bien y a utilizar un colchón que se adapte a tus necesidades

Publicidad

Si queremos disfrutar de una buena salud, es muy importante que aprendamos a descansar adecuadamente y, para ello, lo mejor que podemos hacer es utilizar un colchón que se adapte sin problemas a nuestras necesidades, de manera que os vamos a dar algunos consejos que os ayudarán a conseguirlo.

A día de hoy vivimos en una sociedad muy exigente, de manera que tenemos que responsabilizarnos de un montón de cosas, tenemos que hacer frente a montones de problemas, y en general recibimos un bombardeo diario de estrés que puede hacer que acabemos totalmente agotados a lo largo del día. Si conseguimos descansar adecuadamente, vamos a poder recuperarnos de una forma mucho más rápida y efectiva, de manera que nuestro objetivo va a ser el de ayudaros a elegir un buen colchón para garantizar el mejor descanso posible.

El colchón ideal en función de tu posición al dormir

Lo primero que debemos analizar antes de tomar una decisión acerca de si comprar uno u otro tipo de colchón, es nuestra posición al dormir, ya que es uno de los aspectos determinantes que nos ayudarán a optar por el que mejor se adapte a nuestro caso en particular.

En el caso de que nuestra posición a la hora de dormir sea boca arriba, lo ideal en estos casos es optar por un colchón duro y que mantenga bien la alineación de nuestra espalda, mientras que si nuestra tendencia es dormir de lado, entonces la mejor alternativa sería la de optar por un colchón algo más blando, ya que de esta forma tanto nuestro hombro como la cadera se hundirán mejor y esto nos permitirá alinear por completo la espalda.

En cualquier caso, los colchones de viscoelastica son la mejor alternativa para aquellos que suelen combinar una y otra postura, adaptándose en todo caso nuestras necesidades.

Tu peso y lo que te mueves también puede influir en la elección del colchón

Las personas que os mováis mucho en la cama o que tengáis un peso considerable, lo mejor que podéis hacer es optar por un colchón duro, ya que de esta forma se va a facilitar el movimiento y los giros sin prácticamente ningún tipo de esfuerzo.

Evidentemente tenemos el caso contrario, es decir, personas que pesan poco o que suele mantener la misma posición a lo largo de toda la noche, en cuyo caso lo que debemos hacer es analizar el resto de características para elegir si es mejor uno u otro tipo de colchón.

Cuál es el mejor colchón para frioleros y para calurosos

Nuestro objetivo es aprovechar para comprar colchones baratos pero de la máxima calidad, y esto significa que debemos tener en cuenta muchos aspectos esenciales como los que hemos estado viendo y, por supuesto, el de la temperatura, y es que hay personas que son muy calurosas mientras que otras son muy frioleras, y en este sentido los colchones también nos pueden ayudar a disfrutar de un mejor descanso.

Si tienes tendencia a sudar por las noches, los colchones de muelles son los que mejor ventilados están y ofrecen una mayor frescura, mientras que para las personas frioleras es mejor optar por muebles de espuma o de látex así como viscoelásticos.

Otros aspectos a tener en cuenta a la hora de elegir un buen colchón

Y finalmente también es importante que tengamos en cuenta por ejemplo si somos alérgicos a algún tipo de compuesto como por ejemplo el látex, en cuyo caso evidentemente los colchones fabricados con este material no son los más indicados para nosotros.

También es posible que seamos alérgicos al polvo o tengamos problemas de asma, en cuyo caso las mejores alternativas serían el látex, siempre y cuando no tengamos alergia al mismo, y los colchones de espuma.

Para terminar, en el caso de que tengamos una cama articulada, entonces va a ser necesario que optemos por un colchón flexible, el cual podrá ser de espuma, de muelles embolsados o de látex, consiguiendo de esta forma que se adapte al somier y nos ofrezca un descanso placentero.

 

Publicidad

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.