Consejos para ahorrar con nuestra impresora

Comparar precios de los cartuchos de tinta, elegir tintas baratas, y pensar bien antes de imprimir documentos extensos pueden suponer importantes ahorros en un gasto indispensable para muchas empresas

El elevado precio de los cartuchos de tinta suele ser uno de los quebraderos de cabeza de muchos consumidores, que en demasiadas ocasiones recurren a comprar un dispositivo nuevo y más moderno, casi al mismo precio que un tóner de la vieja, lo que supone un derroche medioambiental inasumible para el entorno. Por ejemplo, un cartucho de tinta original suele costar entre 40 y 75 euros, casi el precio de una impresora de tinta básica.

El primer consejo es comparar precios y mirar bien antes de desembolsar una importante cantidad de dinero ya que en internet se puede ahorrar hasta el 80% del precio de un cartucho de tinta, eligiendo opciones económicas y que garanticen la calidad del producto.

Las ventajas de hacer esta compra por internet son indudables, además del ahorro de tiempo escudriñando un stand llenos de número y referencias, los gastos de envío a nuestro domicilio o empresa de los cartuchos de tinta son reducidos e incluso gratuitos si superan un determinado importe.  Existen cartuchos de tinta alternativos o de alta capacidad en el mercado,  también  diferentes tipos de tinta, lo que permite un mayor ahorro, sin perder en calidad final de impresión.

Una vez elegido el cartucho de tinta, hay que tener presente cuestiones de ahorro que debemos mantener a diario para no derrochar recursos. Lo más evidente es pensar dos veces antes de imprimir algo, y muchas veces podemos guardar documentos en la nube, en el ordenador, o en nuestra tableta si no precisamos de tenerlos en papel. Es habitual imprimir documentos, normalmente extensos por si acaso, lo que no es la mejor solución para la economía doméstica o de una empresa, ni por supuesto, para el medio ambiente.

Después, se puede jugar con el tipo de resolución de impresión, el tamaño de letra o las tipografías de los documentos, que nos permitirá un ahorro importante al final de año. Otro consejo eficaz para conseguir un ahorro es imprimir lo previsto en dos páginas en una, configurar en la impresión el modo “ahorro de tóner”.

Por supuesto, el mantenimiento de la impresora es fundamental, limpiando cabezales de vez en cuando para evitar gastar más tinta o averías que serán tan costosas o casi que un tóner nuevo. Es vital hacer el cambio de tóner con cuidado, ya que podríamos dañar el cabezal y quemar el dispositivo. Y antes de poner papel nuevo en la bandeja podemos limpiar con aire comprimido la misma para que no se queden residuos de polvo en la impresora.

Un último consejo, para que ahorremos todos: no olvidar llevar el tóner o cartucho de tinta usado a un punto limpio para su reciclaje o reutilizar la impresora cuando vayamos a sustituirla,  vendiéndola en el mercado de segunda mano o donándosela a una ONG o entidad social si está en buen estado.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.