Eliminar una deuda de 81.553 € es posible gracias a la Ley de Segunda Oportunidad

Publicidad

El proceso de Ley de Segunda Oportunidad es un recurso legal cada día más conocido por los españoles.

Miles de personas ya se han acogido con éxito y han eliminado todas sus deudas, pero ¿de qué se trata esta ley? ¿Cómo hay que acogerse? ¿Cómo se pueden eliminar mis deudas? Son preguntas recurrentes que se hacen todas las personas al conocer esta ley. Primeramente, hay que saber que esta Ley se dirige a personas físicas en situación de insolvencia o insolvencia inminente. Da igual su condición económica, ya tenga bienes o trabajo fijo, siempre y cuando vaya a darse o se haya dado esa situación de insolvencia y cumpla una serie de requisitos se podrá acoger a esta ley.

En caso de cumplir los requisitos, se tratará de solicitar la exoneración de las deudas debido a la imposibilidad presente o futura de saldarlas. Sin embargo, no solo consiste en eliminar las deudas, esta ley también trata de satisfacer a los acreedores en la medida de lo posible, por lo que en caso de contar con bienes lo más probable es que haya que venderlos o subastarlos para satisfacer una parte de las deudas. Así se puede encontrar como ejemplo el caso de un cliente de Reclama Por Mí.

Este cliente tiene una situación particular muy recurrente en los últimos años, un antiguo hostelero que ha acumulado deudas para hacer funcionar su negocio, pero que finalmente ha tenido que cerrar. En ese punto, se encontró con una serie de deudas por pagar y sin ingresos. Es el caso de un residente en Sabadell de 56 años, padre de dos hijos menores de edad y soltero. Antes de solicitar acogerse a esta ley, fue autónomo. Tuvo un restaurante y acumuló una serie de deudas para hacerlo funcionar, sin embargo, tuvo que cerrar y no pudo asumir esas deudas. Actualmente, se encuentra en situación de desempleo. El cliente siempre ha sido una persona emprendedora con diferentes negocios durante su vida. Desgraciadamente, su último negocio de hostelería salió mal y las deudas se acumularon, por lo que pensó en buscar una segunda oportunidad para autónomos. Llegado a un punto no pudo mantenerse al día con las cuotas y la situación de insolvencia cada vez se acercaba más. Fue entonce cuando se puso en contacto con reclamapormi.com para resolver su situación.

Cualquier persona en su situación buscaría una solución, pero sin conocer la Ley de Segunda Oportunidad sería muy complicado darle la vuelta. En caso de conseguir un trabajo iba a ser muy difícil poder asumir las mensualidades a la vez que los gastos del piso, pensión de los hijos, comida, transporte, etc. Por eso, la mejor solución es la Ley de Segunda Oportunidad. De esta forma, la persona que se acoge puede conseguir la exoneración de las deudas, es decir, se le perdona la deuda y empieza de 0. El solicitante se puso en contacto con el despacho de abogados a finales del 2022 para iniciar las gestiones.

Primero, se recopilaron los datos necesarios y se elaboraron los informes. Después, se empezó con las acciones legales y a finales de diciembre se envió la demanda. Se ha conseguido la exoneración en apenas 5 meses desde la presentación de la demanda, y ahora el afectado ya disfruta de una vida sin deudas. Fuera de ficheros de morosos, con una gran oportunidad para empezar de cero.

“La Ley de Segunda Oportunidad gana protagonismo cada día gracias a casos como este. Diariamente recibimos miles de consultas de personas en mala situación financiera que buscan acogerse a este procedimiento. Una vez realizada una valoración gratuita dejamos decidir si se quiere avanzar o no. También hemos notado que los casos se resuelven cada vez más rápido y eso anima a quienes nos contactan.” explica Javier Moyano, COO de Reclama Por Mí. Finalmente, esta ley permite dar una segunda oportunidad financiera a las personas, de manera que puedan volver a empezar de 0

Publicidad

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.