El tenis de mesa: mucho más que un juego del que disfrutar con los amigos

Una forma diferente y original de practicar deporte

El tenis de mesa, o también conocido como ping pong, es un deporte complejo y que nos proporciona numerosos beneficios. A pesar de que muchos de nosotros lo veamos como un simple pasatiempo con el que disfrutar con nuestra familia y nuestros amigos. Algo que no es de extrañar si tenemos en cuenta que hasta hace relativamente poco tiempo apenas existían clubes o equipos donde poder practicar y entrenar este deporte.

No obstante, esta situación ha cambiado y cada vez son más las personas que eligen el tenis de mesa como una manera de hacer ejercicio físico. Como una manera de disfrutar de todas las ventajas que tiene el deporte para nuestra salud y, sobre todo, como una forma de divertirse y de conseguir nuevos retos.

Al fin y al cabo, como cualquier otro deporte, el ping pong requiere de un entrenamiento para poder mejorar cada día. Además de contar con una serie de técnicas y de normas que deberemos aprender para así conseguir ganar los partidos y derrotar a nuestro oponente.

Los primeros pasos a la hora de practicar tenis de mesa

Puede que muchas personas piensen que un deporte como el ping pong solo consiste en pasarse la pelota de un jugador a otro, sin que toque la red y sin que la pelota se salga de la mesa. No obstante, la realidad que nos encontramos es mucho más compleja y, como en cualquier otro tipo de deporte, será necesario que conozcamos brevemente algunos aspectos antes de comenzar a practicarlos.

En ese sentido, antes de comenzar a jugar, debemos de tener bien claro cuál es el material que se emplea en este deporte:

  • Una mesa: el equipamiento principal, el “tablero” donde jugar y sin duda, un material que debe de cumplir con una serie de características como puede ser la medida y la anchura del tablero (de un mínimo de 16 mm para que resista el propio paso de la bola), la altura y anchura de la red, etc. De hecho, comprar una buena mesa de ping pong como las de esta tienda será el primer paso que debamos dar si queremos tener la seguridad de que podremos aprovechar al máximo nuestras partidas de ping pong. Además, en función del lugar en el que se encuentre nuestra mesa (en el interior o en el exterior), de si vamos a tener que moverla a menudo o no, de si vamos a usarla como hobby o como profesionales (con mesas más adecuadas para las personas que compiten en campeonatos y que tienen unas características que no todos los jugadores necesitan), etc. necesitaremos un tipo u otro de mesa. Por lo tanto, este primer punto es imprescindible.
  • Las palas y la pelota: una vez que tengamos nuestra mesa, lo siguiente será comprar unas palas y una pelota de calidad. Una vez más, en función de nuestra práctica, de nuestra edad (no será igual una raqueta para niños que una para adultos, por ejemplo), del material en el que queramos que esté fabricada e incluso dependiendo de nuestro estilo de juego deberemos comprar la pala que mejor se adapte a nuestras necesidades.
  • La ropa: al igual que ocurre en cualquier deporte, contar con una ropa y un calzado cómodos serán fundamentales. No solo para practicar ping pong de forma segura sino para tener mayor libertad de movimientos (algo que no conseguimos con la ropa convencional). Si bien es cierto que no existe una equipación específica, lo ideal será usar mallas y camisetas técnicas con las que nos aseguremos una buena transpiración.
  • Accesorios y complementos: finalmente, si practicamos tenis de mesa de forma regular, también será interesante comprar accesorios como fundas para las palas, marcadores, fundas para las mesas, etc. Una serie de complementos con los que sacaremos el máximo beneficio a nuestros entrenamientos y partidos.

Los beneficios del tenis de mesa

Por último, no nos podíamos olvidar de hablar de los beneficios que tiene el tenis de mesa para la salud. Al fin y al cabo, y como ya hemos comentado, se trata de un deporte y, como tal, su práctica está asociada con una serie de ventajas:

  • Mejora la coordinación, la concentración y la agilidad mental. De hecho, con el ping pong mejoraremos nuestros reflejos y nuestra capacidad de reacción.
  • Mejora la agilidad y la motricidad de la mano, ya que requiere que todo el cuerpo esté en continuo funcionamiento.
  • Aumenta la actividad cerebral.
  • Potencia nuestra visión así como la coordinación ojo-pelota.
  • Es apto para todos los públicos: tanto personas mayores como niños y adultos. Además, debido a su naturaleza es poco lesivo por lo que es un deporte ideal para todos.
  • Es una buena forma de socializar y de divertirse.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.